La Web de Paraná
ÚLTIMAS:
Hogar y Jardín / 26-02-2012

Una planta de 30 mil años


Científicos rusos, en un experimento pionero, lograron “revivir” una Silene Stenophylla, la más antigua regenerada.


Comentarios 0 comentarios. Dejá el tuyo! Enviar por e-mail Compartir en Twitter Compartir

La ciencia abrio las puertas a hallazgos mucho mas notables.
La ciencia abrio las puertas a hallazgos mucho mas notables.

Fue encontrada en una madriguera que contenía frutas y semillas varadas en el permafrost siberiano durante más de 30.000 años. Los científicos rusos, de los tejidos de las frutas encontradas en esa cueva cavada 30.000 años atrás por algún animal, lograron recrear una planta, en un experimento pionero que prepara el camino para el renacimiento de otras especies.

La Silene Stenophylla es la planta más vieja que haya sido regenerada, dijeron los especialistas. Además es fértil y produce flores blancas y semillas viables.Pero además de esta hazaña científica, el experimento prueba que el permafrost, la capa permanentemente congelada en los niveles superficiales del suelo de las regiones muy frías, sirve como depósito natural de formas de vida ancestrales. Los resultados fueron publicados en el último número de la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Consideramos esencial continuar los estudios del permafrost en busca de genes de poblaciones ancestrales, vidas anteriores, que hipotéticamente han desaparecido de la Tierra'', señalan los expertos que redactaron el artículo. Investigadores canadienses habían regenerado previamente plantas más jóvenes a partir de semillas encontradas en lugares similares. Svetlana Yashina, del Instituto de Biofísica Celular de la Academia de Ciencias de Rusia, dijo que la planta regenerada es muy similar a su versión moderna, que aún abunda en la misma área en el nordeste de Siberia.

El equipo de estudiosos rusos recuperó las frutas tras examinar decenas de madrigueras fosilizadas ocultas bajo depósitos de hielo en la margen del río Kolima, en Siberia, entre sedimentos de entre 30.000 y 32.000 años.

Los sedimentos estaban firmemente cimentados y a menudo cubiertos completamente de hielo, lo que hacía imposible la filtración de agua, creando una cámara natural de congelación completamente aislada de la superficie.

"Las ardillas cavaron la tierra congelada para construir sus madrigueras, que tienen el tamaño de una pelota de fútbol, colocando paja primero y luego pelaje animal para crear una cámara perfecta de almacenamiento'', dijo Stanislav Gubin, uno de los autores del estudio. "Es un criobanco natural'', especificaron los científicos.

El descubrimiento y la posterior experimentación abre las puertas a hallazgos mucho más notables, especialmente si estos pueden reproducirse no con vegetales sino con resabios milenarios de seres vivos, ya sean animales u hombres.



Fuente: La Razón




Comentarios Dejá tu comentario      
Nombre: E-mail:      
Mensaje:


La Web de Paraná no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de terceros. Los mismos son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. La Web de Paraná se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Comercios Rubros
© Copyright 2009-2017 LA WEB DE PARANÁ > www.lawebdeparana.com < Todos los derechos reservados.

NicoSal soluciones web