La Web de Paraná
ÚLTIMAS:
Informes / 09-02-2014

Mujeres que se enamoran de hombres condenados: Interrogantes y explicaciones


Unos 33 presos de la cárcel de Paraná reciben a sus novias o parejas que conocieron estando ya tras las rejas. Ante ellos surge la pregunta de por qué algunas mujeres se relacionan afectivamente con presos condenados por hechos graves.


Comentarios 0 comentarios. Dejá el tuyo! Enviar por e-mail Compartir en Twitter Compartir



El acusado de asesinar días atrás en Paraná a dos hermanastros de 9 y 19 años en el barrio Itatí, estaba relacionado afectivamente con una mujer de calle Hernandarias al final.
Desde la Policía se informó que Hernán Pelado Zárate, que está condenado a perpetua por Homicidio y Robo calificado en Rosario, llegó a Paraná trasladado por su mal comportamiento desde Santa Fe. Detenido en la cárcel de la capital entrerriana conoció a una mujer con la cual tuvo un hijo. La pregunta en cuestión es ¿Qué le vio la pareja al condenado, qué lo enamoró y la desveló para convertirlo en su hombre?

Un galán
Un verdadero casanova en la cárcel de la capital provincial es Claudio Lencina, condenado por dos homicidios ejecutados en Paraná. El hombre hace un tiempo admitió que en su reclusión se había relacionado con varias mujeres afectivamente.
En la entrevista el hombre no solo admitió reconocer los crímenes, sino también ingresar en una nueva etapa de su vida. "Ahora yo ando de novio y mantengo encuentros íntimos, como cualquiera. Estoy saliendo con una chica desde hace un tiempo, pero en mi reclusión conocí hasta una masajista terapista de Buenos Aires que me venía a ver".
"Para muchas mujeres soy un aventurero, que les puede dar seguridad, tranquilidad y mucho amor, pero algunas cuestiones son meramente privadas y hasta allí cuento, ya que recuerdo ahora que una mujer que llegó hasta mí lo primero que hizo fue hacerme firmar un autógrafo. Luego noviamos un tiempo", sentenció el polémico detenido.
Desde la Unidad Penal, las autoridades confirmaron que Lencina es uno de los privados de la libertad que más visitas femeninas ha recibido en los últimos tiempos y allí es donde se robustecen los romances en el sector privado y reservado de encuentros íntimos que se acondicionó en la cárcel.

Un 10%
Los casos de Zárate o Lencina que conocieron a mujeres en reiteradas visitas, se suman otros tantos que tienen tal vez las mismas condenas penales.
Desde la Unidad Penal se informó que hoy hay una población de 330 presos, de los cuales tienen estimado que entre 30 a 33 internos conformaron parejas o bien se encuentran relacionados afectivamente con mujeres que los van a visitar y son derivados al sector de encuentros íntimos.
Los funcionarios consultados, explicaron que no se ha dado la situación de que haya mujeres que lleguen al penal a tratar de conocer al alguien para relacionarse, sino que llegan por lo general formando parte de las visitas familiares a otros presos y es allí donde se conocen.
"Fruto de estos encuentros semanales se llegaron a conformar parejas que hasta se casaron en el Registro Civil", detalló el director del Servicio Penitenciario José Luis Mondragón. Indicó: "Por lo general este tipo de relaciones son bastante normales en los penales. Lo que se debe saber es que las relaciones humanas muchas veces corren por caminos diferentes, los cuales son muy difíciles de poder comprender racionalmente. Por nuestro trabajo de años en los penales, nos lleva a decir con certeza que este tipo de encuentros se producen con la llegada de visitantes de familiares que conocen a otros internos. No es que las personas llegan al penal para tratar de entablar una amistad con alguien desconocido", aseveró.
A criterio del funcionario, las mujeres que llegan al penal cuentan con familiares detenidos por distintos delitos, y es allí donde se relacionan con otros presos. "Los visitantes saben que las personas detenidas cuentan con causas penales y son ellas las que deciden seguir voluntariamente con las relaciones afectivas".
Un dato que no es menor es que este proceso de búsqueda de parejas no se da en la unidad penal de mujeres, donde si bien las internas reciben a sus maridos e hijos, no hay registros de que fruto de las visitas se hayan formalizado matrimonios.

"Mujer Maravilla"
La licenciada en Psicología Valeria Fleischman (M.P. 691), quien dio su visión sobre estas situaciones tan particulares. La profesional de Paraná recibida en la Universidad Nacional del Rosario, explicó: "Los humanos muchas veces actuamos de modo incomprensible".
"Conscientemente nos preguntamos sobre las conveniencias de nuestras acciones y es allí donde avanzamos con actos que algunos dicen pueden ser inconscientes", añadió.
En este sentido, la licenciada indicó: "Hay muchas mujeres que tienen el deseo de redención en el cual el amor todo lo puede. Donde a través de una relación amorosa se recupera a las personas que cometieron graves delitos".
"Lo que se debe decir es que el amor tiene límites y no logran revertir las conductas antisociales y patológicas de las personas con este tipo de romanticismo", sentenció Fleischman para recordar que "el problema es mucho más profundo, partiendo de la consulta si la cárcel en las actuales condiciones resocializan".
Más allá de esto, consideró que "algunas mujeres buscan relacionarse con presos que fueron condenados por violación, crímenes u otro tipo de hechos muy graves porque creen ingenuamente que por su sola presencia el hombre cambiará. Es como que se transforma en una especie de Mujer Maravilla que rescatará a su novio del camino de las conductas antisociales".
En esa visión, agregó la profesional: "La mujer cree que le sacará lo mejor de él y lo salvará, pero deberán recordar estas personas que este tipo de patologías no se superan, no se curan, por lo que en varios casos hemos visto que las parejas de estas mujeres terminan asesinándolas o violentándolas".
Aunque parezca obvio, la licenciada mencionó que estas mujeres que buscan el futuro con presos provienen de estratos sociales bajos, vulnerables "que tienen una visión distinta de la realidad".

"Dice que cambiará"
Lorena de Bajada Grande dialogó brevemente y sin entrar en detalles sobre su pareja, reconoció: "Me puse de novio porque me es fiel, compañero y está demostrando ser otra persona".
La mujer, de 25 años, que tiene algunos tatuajes en los brazos, explicó: "A Silvio lo conocí cuando acompañé a una amiga a ver a su esposo. Silvio tiene pinta, y si bien mató a otra persona, fue por una discusión tonta".
"Veo que al estudiar trata de mejorar en su forma de ser. Me dijeron que era muy violento, pero era porque en ese momento se drogaba, ahora está contenido, pensando en que cuando salga podamos estar juntos".
Se le preguntó si no tenía miedo de que en libertad el condenado por un crimen la pudiera violentar o asesinar: "No creo que pase eso. Él me quiere y me dice que seré la madre de sus hijos en un corto tiempo".



Fuente: Diario Uno




Comentarios Dejá tu comentario      
Nombre: E-mail:      
Mensaje:


La Web de Paraná no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de terceros. Los mismos son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. La Web de Paraná se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Comercios Rubros
© Copyright 2009-2017 LA WEB DE PARANÁ > www.lawebdeparana.com < Todos los derechos reservados.

NicoSal soluciones web